Nuestras experiencias

Johanna Boll Octubre 2015

“Me llamo Johanna Boll y soy una estudiante de Ecoantropologia. He estado viajando por varios meses en Sureste asiático y estoy muy emocionada de poder descubrir la cultura nepalís y vivir con la gente local. JohannaEs por esto que me siento muy honrada de poder realizar el voluntariado con “WalkAlong” en la aldea de Karmidanda, especialmente ahora, después del terrible terremoto que afectó gravemente a la región.

Estoy muy ilusionada de poder ofrecer mi ayuda en un momento tan crítico y mi enfoque principal será en la educación. Creo que la escuela sea la pieza central de un pueblo y la educación fundamental para permitir que cada niño tenga un futuro y se desarrolle como hombre. Por esta razón tenemos que luchar por estos niños!

En la sección “News Nepal”, Johanna nos describe como es vivir en el pueblo de Karmidanda.

Christian Sommereisen (octubre de 2011)

El pueblo de Karmidanda se encuentra en el Comité de Desarrollo de la Aldea de Laharepauwa (VDC) a unos 100 km a norte de la capital Kathmandú, en el distrito de Rasuwa. Para llegar al pueblo, se tiene que coger un autobús por 6-7 horas y andar por más o menos 3 horas. El camino hacia la aldea, ofrece, di por si, una visión completa de la cultura del país, de sus paisajes y desarollo, especialmente si tu viaje empieza en el techo de un autobús donde, desde el minuto 1, la conversación amistosa están garantizadas! (Solo un consejo: ¡cuidado las ramas de los árboles!).

El viaje en autobús termina en Kalikasthan. Desde allí se puede admirar el panorama colinar que será la vista constante desde el pueblo. El camino a la aldea, como la mayoría de los caminos en Nepal, está cuesta arriba y está sumergido en un entorno único: rodeado de numerosas rocas, campos de arroz, vegetación, cascadas, charcos, a veces fangoso, resbaladizo y al principio bastante agotador. Los nepalíes suelen caminar con chanclas o descalzo, pero, afortunadamente, yo tenía mis botas de montaña.

En la aldea me recibió la gran familia de Jhabaraj Neupane, un profesor de inglés y ciencias sociales de 43 años. Jhabaraj desde el principio fue una persona increíblemente hospitalaria, entretenida y de corazón. En las siete semanas que pasé en Nepal, nos hemos convertido en buenos amigos. Los otros miembros de la familia eran la madre de 81 años Shiva-Kumari, la esposa de Jhabaraj, Januka, y el hijo de 13 años Awijit. Además, el sobrino de Jhabaraj, Sambu, pasaba casi todas las noches en la casa. La madre, como todos los miembros de la familia, era una persona muy agradable, pero era muy difícil comunicarse con ella. Januka era muy agradable y, a pesar de las grandes barreras del idioma, conseguimos comunicar la mayoría del tiempo. Awijit era muy divertido e inteligente y hablaba mejor inglés que cualquier niño alemán de 13 años. Pasamos muchos momentos divertidos juntos y para mí se convirtió en un hermano pequeño. La casa tenía, como todas las casas de Karmidanda, una pequeña granja con cabra y vacas, e incluso luz eléctrica. En contraste con la mayoría de las otras casas, era algo más grande, el aseo tenia base de cemento, una computadora con Internet, teléfono, televisión y una veranda donde la familia pasaba la mayor parte del tiempo juntos. Había también un árbol de mango grande en frente de la casa.

La escuela secundaria Shree Navavijayee Mahendra estaba a unos 20 minutos andando cuesta abajo. Más o menos 400 estudiantes atendian la escuela y unos 13-14 maestros. La semana escolar empezaba el domingo y acababa el viernes y las clases comenzaban a las 10:20 am. Antes de entrar a clase, los estudiantes solían cantar el himno nacional. La escuela estaba en muy buenas condiciones gracias a un italiano llamado Roberto, quien ayuda a la aldea periódicamente. Las aulas eran grandes y había electricidad solo en la habitación del maestro y las aulas eran bastante oscuras cuando llovía. Todos los niños llevaban uniformes escolares, que consistían en una camisa azul y una falda para las niñas y un pantalón de tela para los niños. Mis clases para el sexto y séptimo grado comenzaron después de las vacaciones de agosto. Tuve la sensación de que los niños me entendían relativamente bien en comparación con el resto de la gente, pero la comunicación no era tan fácil debido a mis modestas habilidades de lenguaje nepalís y la timidez de los niños. Desde el primer momento me di cuenta como el impedimento principal era la timidez de los niños! Al principio distribuí dulces y algunos de ellos ni siquiera querían aceptar mi regalo. En mi primer día, les pedí a los niños que se presentaran diciendo cuáles eran sus nombres, a qué clase asistían, cuántos miembros de la familia tenían y qué es lo que más les gustaba. Los niños no podían hablar correctamente, porque eran demasiado tímidos y estaban (también) tímidos porque no podían hablar correctamente. Un círculo vicioso.

Mi primer enfoque fue jugar. Dibujé un campo de fútbol en la pizarra y muchos niños superaron su timidez. También vi que la mayoría de ellos tenían un vocabulario muy considerable. Comencé así con ejercicios de gramática, pero rápidamente lo rechacé, ya que recibí poca respuesta desde los niños. Cantar canciones fue una mejor opción y dió una respuesta más fuerte. Con los niños y Erin, un estudiante de medicina estadounidense que visitó Karmidanda durante una semana, hemos traducido una canción folklórica nepalí llamada “Resham Phiriri” en inglés. Este proyecto duró casi una semana y tuvo mucho éxito. Hemos traducido cada palabra nepalí junto con los niños, que a menudo han dibujado dibujos para aclarar el significado de las palabras. Los niños lo escribieron todo, así que después de unas pocas lecciones, todos tenían las letras completas de Resham-Phiriri en inglés en su cuaderno de ejercicios. Después de unas semanas me di cuenta de como, todo el trabajo hecho en Alemania no funcionaba y tuve que pensar en un nuevo enfoque. El único instrumento que tenía era una pizarra, y la única manera en que los chicos reaccionarían era hablar todos juntos y no por separado. Así que pensé hacer un juego por pareja. Los niños tenían que hablar entre ellos en inglés sobre diferentes temas. Al principio, el juego comenzó muy despacio, pero luego, cuando superaron la timidez, fue realmente satisfactorio! El último día fui adoptado solemnemente por toda la escuela con uniformes de color rojo. Fue un momento muy emotivo.

Consejos para futuros voluntarios:

  1. Aprender nepalí antes de llegar e intentar mejorar las habilidades lingüísticas durante toda la estancia!
  2. Para enseñar, utilizar juegos significativos.
  3. Preparar diferentes materiales didácticos: llevar cajas de altavoces, preparar diseños en tarjetas, etc.
  4. Proponer canciones que resulten fáciles para niños cantar.
  5. Recordar los nombres de los maestros y de los estudiantes (Al principio hice unas placas de identificación)
  6. Ser paciente y divertirse mientras enseñe!

Vivir en Karmidanda es algo muy especial. Debido a que Nepal es uno de los países más pobres del mundo, Karmidanda hace una muy buena impresión. Las casas están hechas de piedra y cuidadosamente construidas. Casi todas las casas tienen un pequeña granja con sus propios animales, tienen electricidad y alrededor del 10 al 20% de la gente puede comunicarse un poco en inglés. En Nepal, muchos jóvenes emigran al extranjero para trabajan en empleos mal pagados en los Emiratos Árabes, Israel, Corea del Sur y otros países. De esta forma, pueden suportar financieramente sus respectivas familias en los pueblos pero, sin duda, a largo plaza esta situación resultara bastante prejudicial. El pueblo esta localizado entre los 1300 a 1400 metros de altura y tiene una vista impresionante. La gente de la aldea es en parte muy abierta y en parte muy tímida hacia los extranjeros. Cerca de la mitad de los habitantes son budistas y la otra mitad son hindúes. El sistema de castas no se percibe mucho. Jhabaraj, que es hindú, siempre enfatizaba que la vida comunitaria era independiente de la casta y de la religión. Yo también pensaba lo mismo, pero al mismo tiempo noté como el sistema de castas importaba especialmente en los matrimonios. Sin embargo, la mayoría de la gente era muy amable y generosa conmigo y me invitó a hablar en sus casas muchas veces. La región inmediata del pueblo tiene dos escuelas, Mahendra y Dunge, así como un ambulatorio, un y algunas tiendas (en una también hay 0,65 l Tuborg por 2 €). La rutina diaria era relativamente tranquila, pero no aburrida. Jhabaraj se levantaba al amanecer para ir a trabajar en el campo, yo dormía más tiempo.

A las nueve, se desayunaba con Daal Bhaat, el plato nacional consistente en arroz y lentejas, Curry vegetal ya veces Achhar, una salsa picante. Creo que nunca he comido tanto como en Nepal! La comida era muy fresca ya que todo crecía en frente de la puerta. Sin embargo, gané más de 5 kg! La escuela comienza a las 10 y termina después de dos clases de 45 minutos, así que volvía a casa a las 12. En casa a esa hora no había nadie y, a veces, ayudaba y la madre de jhabaraj, con la maceración y procesamiento de maíz. Durante el día leía mucho o hablaba con las personas que venían a visitar Jhabarai (o que simplemente venian a ver el extranjero del pueblo). Awijit por lo general no regresaba de la escuela hasta las 5 de la noche y solíamos jugar a las cartas o Carrom, una juego de mesa. El vecino de 24 años Shankar era un excelente jugador de ajedrez. Perdí siete veces contra él y solo pude ganar dos veces. Cuando llegó Erin, el americano, estuve un poco más entretenido. Cuando no tenían nada que hacer, iba a dar un paseo. Para recorrer una distancia de 200 metros necesitaba hasta cuatro horas, ya que constantemente me paraban para hablar o invitarme a su casa. A las siete de la tarde se comía nuevamente Daal Bhaat, luego la mayoría de las veces me sentaba en el porche con Jhabaraj y los vecinos y tomábamos el típico licor Roksi.

Después de esta experiencia, recomendaría a cualquiera pasar unas semanas en Karmidanda! Jhabaraj y su familia son excelentes anfitriones (dejar una oferta para cubrir como mínimo los gastos, aunque ellos dirán que no)

Simplemente recuerde que, si bien esta de voluntario, las culturas muy diferentes deben ser respectadas y el trabajo en la escuela o en el ambulatorio debe llevarse a cabo conscientemente.

Kristen

Era mi primera vez en Nepal, y mi primera experiencia fue en un pueblo muy pequeño. Al final del verano llegué a Kathmandú, y al día siguiente cogí el autobús dirigido a Kalikasthan. Namaste era la única palabra que conocía en ese momento. Cuando llegué a Kalikasthan, Jhabaraj Neupane, el profesor de inglés, vino a recogerme. Bebimos un té negro con leche y azúcar, una bebida muy común en Nepal. Después de unos 45 minutos de caminata llegamos a Karmidanda. Un pequeño pueblo situado en la parte baja del río “Trisuli”. Cuando llegamos a la casa, recibí de Januka, su esposa, la primera ” tika ” hindú de mi vida. Un tika es un signo de bendición, usado sobre todo en la frente. Después de este emocionante día me quedé dormida muy rápidamente. Tenia mi habitación privada con una cama grande. Solo el gato, Kathrina, solía entrar en mi habitación. Al día siguiente fue mi primer día como maestra. El camino a la escuela tomó alrededor de 15-20 minutos. Desde la casa de Jhabaraj hay solo que ir abajo, abajo, abajo. En el pueblo no hay coches, ni bicicletas – nada excepto tus pies. Y esto me dio una sensación agradable y saludable. Jhabaraj me dijo ‘Los ninos son de miente muy abiertas y son curiosos. Quieren siempre aprender cosas nuevas!”. Así que cada día ellos aprendían algo de ingles, y yo algo de Nepali. Fue una experiencia increíble! Daba lecciones a 3 clases. La primera clase era el grado 7, después el grado 6 y, por la tarde, el grado 5. La mayoría de las veces cantábamos canciones o jugábamos a juegos. Al mismo tiempo intentaba explicarle gramática y, en el grado 7, empezamos a leer una novela muy sencilla: Huckleberry Finn. Me alegraba mucho ver sus caras sonrientes cada día.

Recomendaría a todos mis amigos esta experiencia!